sábado, 16 de abril de 2011

AVISO PARA "NAVEGANTES"

Hemos de comentarles que, lamentablemente, la “página web” Sentencia y Maravillas ha dejado de funcionar, y ha dejado de publicarse el DCD. Esperemos que se retome este trabajo próximamente, pero si quieren tener noticias nuestras a través del ciberespacio pueden asomarse al blog http://cuadrilladelailusion.blogspot.com.

He trascrito literalmente este párrafo aparecido en la publicación Darro Cofrade de la Hermandad de las Maravillas en el número de la cuaresma 2011, porque esta breve reseña ha supuesto para mí una inspiración en la que basaré mis oraciones de la inminente estación de penitencia: Señor de la Sentencia, dale oídos al que no quiere oír y ojos al que no quiere ver. Tampoco estaría de más, Señor Mío, que le dieras entendederas al que no quiere entender y comprensión al que no quiere leer lo que está escrito. Amigas y amigos lectoras y lectores. Ha quedado claro y manifiesto, por escrito y de palabra en numerosas ocasiones, que este blog es el ESPACIO PERSONAL DE MANUEL LASALA MARTOS. Es decir, que el que aquí entre, no busque actualidad ni noticias de hermandad alguna, porque se encontrará solo y exclusivamente con las reflexiones personales de un cofrade cualquiera (que por cierto, no goza de la confianza de la Junta de Gobierno de la hermandad, como así manifestó públicamente el Hermano Mayor en cabildo general de hermanos), y en cuanto a noticias, solamente las que este cofrade tenga a bien publicar, con el sentido que él mismo desee y sin valor de contraste alguno.

La Cuadrilla de la Ilusión fue algo intangible que ni fue proyectado, ni tiene creador ni responsable. Fue algo propiedad de cuantos quisieron contagiarse de un espíritu basado en la humildad, la unidad y el trabajo duro, bajo aquel repetido lema de "Dos pasos, una cuadrilla". Lo que en términos empresariales se denomina un Know-how llevado al ámbito costalero y que, para bien o para mal, se ha visto difuminado por los nuevos criterios establecidos para el trabajo de las cuadrillas (sí, he dicho bien: las cuadrillas).

Queda como testimonio de aquello este blog de uno que fue uno más de esos “ilusionados” y que no pretendía sino expresar sus inquietudes personales compartiéndolas con un colectivo de personas con afinidades comunes. Pero no, este blog no es de hermandad alguna. Es de una persona, con nombres y apellidos que por respeto y consideración a su hermandad decidió mantenerse en un discreto silencio. Pero claro, tenía que venir el listillo de turno e intentar aprovecharse del asunto, y lo que ha hecho es conseguir que hablen las piedras. Claro, que el contexto del que está sacado el párrafo y que viene a ser una pequeña memoria anual de actividades, confunde “cuarteto de cuerda Mater-Mea” con “capilla musical Jesús Despojado”, o ve bandas de cornetas y tambores del Realejo donde hubo una agrupación musical del Albaycin, ignorando el estreno musical de una marcha llamada “Costaleros de la Ilusión” – curiosamente luego va y remite al blog – o la asistencia de una representación de la Junta de Gobierno al estreno de la marcha “Lux Albae” ¿Qué pensará de ello cuando lo lea el bueno de Jesús Alonso?. Remata la jugada omitiendo la concesión del "Nazareno del Año" a una hermana de la corporación, como si este hecho no fuera relevante. Ya se pueden imaginar la credibilidad del mismo.

Pues sepa el lector de este blog, que el discreto silencio igual se rompe, y el que venga buscando las noticias de una hermandad, igual se topa con las opiniones de quien no merece la confianza de la misma. Y lo mismo hasta sin vaselina, oiga. O no...

1 comentario:

Francisco Abuín - Christi Passio dijo...

No hay mejor manera de comenzar un Domingo de Ramos valiente, que leyendo esto. Manuél... la ilusión se la cargaron... pero a "nosotros no"... y por tanto, "nuestra ilusión" tampoco...

No hay mas ciego que el que no quiere ver, ni mas sordo que el que no sabe escuchar...

Al cielo de la Ilusión, en mañanas de Domingos de Ramos...

Y pobre de aquel, que mirando nada ve, que sintiendo nada siente, y que entendiendo nada entiende... podre, pobre de aquel...

Que tengas una estación "de ilusión" que te mereces...